Ir al contenido principal

De mis sentimientos: Un porvenir



Un anciano del poblado de Panti lleva a casa un tronco, la edad le pesa y las gotas de sudor recorren su rostro, pero no como para agotarle la vida.

Tiene el color de la soledad y la melancolía, pero su piel también se llena de primavera. Transcurren las horas, los días, los meses,... los años.

El Perú profundo guarda innumerables vidas con infinitas historias. Alegría, melancolía, agonía, dicha, soledad de un pueblo al que aun le duelen las heridas de los quinientos años, y de los treinta años, pero que no pierde la sonrisa de un nuevo porvenir...

Huancayo 10/12/2011.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La agronomía ¿Ciencia?

Origenes de la FEAP

Nuestros orígenes Un legado para analizar y asimilar


Continuando con las investigaciones históricas, aquí les mostramos una primicia: el certificado de la I Convención Nacional de Estudiantes de Ciencias Agraria realizado en mayo de 1988 en la ciudad de Ayacucho organizada por la recién creada Coordinadora Nacional de Estudiantes de Ciencias Agrarias.

Este evento fue posterior a un evento de menor envergadura pero que iba en la misma línea: el I Encuentro Nacional de Estudiantes de Ciencias Agrarias realizado en el Auditórium: “Pedro Gual” del Instituto Nacional de Cultura en mayo de 1986 también en Ayacucho.
El estudiante mencionado en el certificado, Francisco Galvez Canchari, es padre del actual estudiante de Agronomía de la UNSCH José Galvez quién afortunadamente mantiene estos documentos sobre los orígenes de la institucionalización del movimiento estudiantil de Ciencias Agrarias.
Esperamos continúen los aportes para la elaboración de la historia de nuestro movimiento.

¿Qué es ser campesino?

Reflexiones y precisiones sobre la próxima realización del “día del campesino” en la Agraria


Durante el decanato de Agronomía del profesor Canto se anunció un hecho poco regular: la celebración del “día del campesino”. La cita era en el tercer piso de la facultad. En la organización que en ese momento activaba hubo expectativa y ansiedad. Desde nuestra experiencia Imaginábamos un evento un tanto cultural, folklórico y campechano, rural. Pensábamos en que si al menos no se traerían comuneros estarían los trabajadores de “el huerto”. Nada de ello sucedió.

Fue un evento al que a las justas de estudiantes estuvimos en número de siete. Encontrar un comunero era demasiado alucinar. Los únicos que con vino y pisco brindaron aquel día, fueron algunos profesores pertenecientes al círculo del decano.

Al intermedio el decano dio unas palabras alusivas y pidió que festejásemos en ese “nuestro día: el día de los agrónomos”. De ese tipo de tardes he visto muchas más y ya me he acostumbrado (pero no co…