Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

En la tarea común

Llega la mañana y los botones foliares de la ceiba me anuncian la fecundidad del verano.
Me imagino el verdor y el fucsia revelarse al cielo gris.
Mi rostro se llena de esperanzas y nuevos anhelos... pero, no estás a mi lado.

El sol se oculta y sus colores embargan mi pecho. Me regocijo, miro lado a lado y vuelvo a suspirar porque no te encuentro.

Listo mis secretos y lecciones aprendidas en busca de tu escucha. Miro el firmamento y pido tu compañía. Pero, nuevamente, no te tengo.

¡Tantos días y semanas!
¡Tantos abrazos y besos postergados!
Fisicamente, hoy, me resultas distante.

Entonces, entrada la noche, el viento sacude las ramas y botones de la ceiba y, con su crepitar, viene a mi el recuerdo de tu perfume primaveral:
Me basta y me alivio.

¿Por qué?

Porque en la asunción del alto pensamiento y la tarea común,
siento tu cálida presencia.

De mis sentimientos.
11/12/2015