Ir al contenido principal

Reencuentro en Huánuco




 Vuelvo a caminar por las quebradas de mi añorado ande.
Antiguas promesas se hacen realidad: ya estamos por tus tierras.

La lluvia que a mi me incomoda a ti te llena de alegría, porque con ella la simiente cumplirá su rol.
La lluvia recorre las calles y se pierde entre el cemento junto con algunas dudas que arrastramos en la distancia de los años.
La lozanía de la nueva generación nos llena de esperanza,
nos recuerda nuestros años donde dábamos mucho por nuestros ideales.

La noche cae, nos despedimos con entusiasmo, alegría y la certeza de que compartimos la parte esencial de un programa...

Huánuco 07 de noviembre de 2015.
De mis sentimientos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La agronomía ¿Ciencia?

Origenes de la FEAP

Nuestros orígenes Un legado para analizar y asimilar


Continuando con las investigaciones históricas, aquí les mostramos una primicia: el certificado de la I Convención Nacional de Estudiantes de Ciencias Agraria realizado en mayo de 1988 en la ciudad de Ayacucho organizada por la recién creada Coordinadora Nacional de Estudiantes de Ciencias Agrarias.

Este evento fue posterior a un evento de menor envergadura pero que iba en la misma línea: el I Encuentro Nacional de Estudiantes de Ciencias Agrarias realizado en el Auditórium: “Pedro Gual” del Instituto Nacional de Cultura en mayo de 1986 también en Ayacucho.
El estudiante mencionado en el certificado, Francisco Galvez Canchari, es padre del actual estudiante de Agronomía de la UNSCH José Galvez quién afortunadamente mantiene estos documentos sobre los orígenes de la institucionalización del movimiento estudiantil de Ciencias Agrarias.
Esperamos continúen los aportes para la elaboración de la historia de nuestro movimiento.

¿Qué es ser campesino?

Reflexiones y precisiones sobre la próxima realización del “día del campesino” en la Agraria


Durante el decanato de Agronomía del profesor Canto se anunció un hecho poco regular: la celebración del “día del campesino”. La cita era en el tercer piso de la facultad. En la organización que en ese momento activaba hubo expectativa y ansiedad. Desde nuestra experiencia Imaginábamos un evento un tanto cultural, folklórico y campechano, rural. Pensábamos en que si al menos no se traerían comuneros estarían los trabajadores de “el huerto”. Nada de ello sucedió.

Fue un evento al que a las justas de estudiantes estuvimos en número de siete. Encontrar un comunero era demasiado alucinar. Los únicos que con vino y pisco brindaron aquel día, fueron algunos profesores pertenecientes al círculo del decano.

Al intermedio el decano dio unas palabras alusivas y pidió que festejásemos en ese “nuestro día: el día de los agrónomos”. De ese tipo de tardes he visto muchas más y ya me he acostumbrado (pero no co…